Páginas

miércoles, 29 de octubre de 2014

El juego de Gerald (Stephen King)


No es “El juego de Gerald”, publicada allá por 1992, la mejor novela del autor. Lo sabía antes de comenzar a perderme entre las páginas. Pero sí que es una excusa tan buena como cualquiera para subirme otro King al Desván. Curiosamente, esta es una de sus pocas novelas que, aunque ya proyectada, aún no dispone de adaptación a la gran pantalla.


Y cuando uno cierra la última página, lo comprende en parte. Porque lo cierto es que la trama no se presta mucho a lo visual, y King se decanta más por ese terror psicológico, algo denso y claustrofóbico. Nuestra protagonista es Jessie, esposa de Gerald. Ambos planifican una escapada romántica y terminan en una cabaña próxima a un lago, en un lugar un tanto recóndito. Tras un malogrado juego erótico, Gerald sufre un infarto y fallece. Y nos quedaremos con Jessie, esposada a la cabecera de su cama. Prisionera, del modo más absurdo, en medio de ninguna parte. Y sin aparente posibilidad de liberarse.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Coherence (2013)


La película que esta semana me sirve para invitaros a otro viaje cinéfilo se la debo una vez más a Yossi que me la recordó en una de esas recopilaciones mensuales que nos trae a veces. Me habían llegado halagos y opiniones interesantes, pero la había ido postergando sin saber muy bien por qué hasta hace unos días. Así que ahora que esta “Coherence” finalmente sí va a estrenarse en España a finales de este mes, he querido subírmela al Desván.


miércoles, 15 de octubre de 2014

Franz y Greta (David Cameo)


La que hoy he querido subirme al Desván es, cuanto menos, una de esas novelas atípicas que ejemplifican la particular libertad que nos trae la literatura a veces. Porque si existen reglas o fórmulas en esto de enfrentarse a una página en blanco, me atrevería a decir que David Cameo se ha saltado muchas de ellas. Mi impresión tras pasar la última página es la de estar ante algo genuino, difícil de enmarcar en un género u otro. Pero ante todo, es la de estar ante la historia que el autor realmente quería contarnos.


Partimos de un “Érase una vez” inicial que va a recubrirnos la historia con unos tintes de cuento desde los primeros compases. Y como lector, confieso que solo en los trascendentales capítulos finales he podido desembarazarme de la sensación de estar, precisamente, sumergido en un cuento muy singular. “Franz y Greta” es la historia de estos dos jóvenes, de dos hermanos que un buen día se pierden en un centro comercial. Franz es el mayor y, como tal, siente que debe asumir el liderazgo y proteger a su hermana Greta. Ambos terminan en el Departamento de Niños Olvidados, un lugar que dista mucho de ser apacible. Así que los dos decidirán huir, escaparse hacia los llamados Territorios Asombrosos. Traspasando, sin saberlo, una frontera. Derribando los muros que separan la fantasía de su particular realidad.  

martes, 7 de octubre de 2014

El manantial (1949)


"...Es un conflicto antiguo. Tiene otro nombre: lo individual contra lo colectivo..."


Hoy vamos a embarcarnos en uno de esos viajes hacia los clásicos que de vez en cuando me gusta recordar en el Desván. Y nuestro destino está bastante atrás en el tiempo. Hay que retrotraerse hasta 1949 para encontrarnos con “El manantial”, esta película de King Vidor que bebe de una novela homónima de Ayn Rand. Una novela publicada a principios de década, en 1943, y que es una de las obras más reconocidas de la pensadora rusa.


miércoles, 1 de octubre de 2014

Minuscule: le vallée des fourmis perdues (2013)


Llevaba ya un tiempo sin traerme nada de animación al Desván y he aprovechado esta película para retomar un género que, sin ser mi favorito, siempre me da muy buenos ratos. Esta vez se la debo a David Orell, que nos la descubría en su blog.


miércoles, 24 de septiembre de 2014

Tenemos que hablar de Kevin (Lionel Shriver)


Más allá de nuestra idea preconcebida, o de lo que nos avanza cualquier sinopsis oficial, el lector lo nota. Desde las primeras líneas, desde las primeras cartas entre Eva y Franklin, ya intuimos que algo no va bien con su hijo Kevin. Desde que sabemos que es un hijo no del todo deseado. Desde que Eva nos hace testigos de sus primeras travesuras, cada vez menos inocentes. Pasar una página es empaparse cada vez más de esa sensación: algo marcha rematadamente mal con Kevin, en Kevin, pero seguimos pasando páginas, ansiosos por saber.



miércoles, 17 de septiembre de 2014

Lucy (2014)


De la mano del parisino Luc Besson llegaba hace unas semanas a nuestra cartelera esta “Lucy”. Una de esas películas que, resumiéndolo mucho, entretienen y cumplen proponiendo lo justo. Un filme para el alarde de un nombre, para la exhibición de uno de esos rostros que salpican con frecuencia la gran pantalla y que en este caso es Scarlett Johansson, protagonista casi absoluta aquí.


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Codicia (Alberto Vázquez-Figueroa)




Alberto Vázquez-Figueroa es uno de esos autores a los que siempre termino recurriendo. Pueden pasar meses o años sin asomarme a alguna de sus historias, pero al final siempre llega el momento en el que caigo con alguna. Porque siempre me ha gustado la temática que abarca en ellas, y sobre todo cómo la plantea. La claridad y la sencillez con que consigue desarrollar asuntos que no siempre son fáciles, apoyándose en sus personajes.


Esta “Codicia” que hoy me subo al Desván está bastante lejos de sus mejores novelas. Sigue esa línea de Vázquez-Figueroa de traernos a colación temas actuales, delicados, y que nos afectan como sociedad. Y de hacerlo sin tapujos. Aunque es cierto que, esta vez, sí que me quedé con ganas de mayor profundidad, de algo un tanto más incisivo.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Gran Hotel Budapest (2014)


La semana pasada hablábamos de Stefan Zweig en el Desván, y hoy vengo precisamente con una película que tiene bastante que ver con el austríaco. Hoy nos vamos con una de esas películas que llamó al timbre de mi curiosidad casi desde el primer instante en que entró en mi órbita, desde el primer tráiler pre-película que me “colaron” en el cine. Su estética y su promesa de sonrisas eran más que tentadoras. Me la perdí en las salas pero me hice esa promesa de no olvidarla en el formato doméstico. Y aquí estamos.


miércoles, 27 de agosto de 2014

El mundo de ayer (Stefan Zweig)


“El mundo de ayer” va constantemente a caballo entre lo autobiográfico y lo histórico. Y es una de esas obras cuya esencia no es posible condensar en una reseña. Un libro para leer con calma, casi para paladear, y sobre todo para reflexionar. Páginas que nos trasladan al Stefan Zweig más íntimo. Al Zweig humanista, al Zweig defensor y admirador de cualquier forma de arte y cultura. A un Zweig siempre por encima de cualquier bando y cualquier ideal político.


Cuando hablamos de Historia tendemos a pensar en datos, en fechas, en nombres propios. En causas y en consecuencias. Lo que Zweig nos propone aquí es un recorrido distinto por la primera mitad del S. XX incluyendo las dos Guerras Mundiales. Lo delicioso, lo que hace que merezca la pena acercarse a esta obra, es un enfoque al que no estamos tan acostumbrados. Porque Zweig nos habla, ante todo, de personas. Nos abre una ventana a la vida de la época mostrándonos la sociedad a través de sus ojos. Y lo hace abarcando múltiples temas como las vanguardias artísticas, la política, la moda, la educación, las costumbres, la moralidad e incluso la sexualidad.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Mindscape (2013)


“Mindscape” es el primer largometraje que nos deja Jorge Dorado y, de paso, su debut como director en Hollywood. Y no es algo innovador, no es un as que se haya sacado de la manga el madrileño. Pero es una apuesta por esa intriga psicológica que parece haber hallado su hueco en la cartelera.


miércoles, 13 de agosto de 2014

Los libros son tímidos (Giulia Alberico)

"...Los libros son tímidos, pensaba, quieren estar
solo con quien los ha elegido, no les gustan
las manos extrañas..."

“Los libros son tímidos”, de Giulia Alberico, es una de esas pequeñas novelas para buenos lectores. Todo un guiño a esto de los libros. Casi un espejo en el que todos, de algún modo u otro, vamos a vernos reflejados.


Lo metaliterario y lo biográfico van aquí de la mano, y lo que nos encontramos es un relato en primera persona. Un relato protagonizado por la propia Giulia, que comienza a narrarnos su vida, una existencia siempre articulada en torno a los libros. Nos asomamos a esos primeros años para percibir esa inocencia infantil y conocer las primeras experiencias lectoras de esta mujer.


Si de algo me ha dado la impresión de pecar, en parte, esta breve novela, es de optar por una estructura demasiado lineal. Sencilla y directa, pero sin apenas separación entre capítulos, algo que podría arrojarnos una perspectiva algo limitada. Podríamos verla tan solo como una mera enumeración de obras y autores, cuando la verdad es que Giulia Alberico va un paso más allá.



Porque nos habla, en esencia, de amor por los libros. De lo que las historias le dicen, de cada lugar y cada época a la que la hacen viajar. De cómo huelen algunos de esos libros, de cómo los va atesorando casi con celo. Manías, costumbres, sensaciones y un particular romanticismo que no se nos escapa a los lectores. En mayor o menor medida, todos participamos un poco de él.