Páginas

jueves, 13 de abril de 2017

El bar (2017, Álex de la Iglesia)


Hacía tiempo que no me encontraba con una película como “El bar”. Con Álex de la Iglesia en la batuta, con nombres contrastados en el reparto como Blanca Suárez, Carmen Machi, Mario Casas… y con una campaña de marketing más que digna considerando que el cine español siempre parece un poco “el tapado” en este sentido. 


Los ingredientes parecían apetecibles, la promesa de intriga, claustrofobia, y ese toque tan “De la Iglesia” que no suele dejar a nadie indiferente me “cazaron” en esta ocasión. Para quienes no hayáis visto alguno de los innumerables tráilers, la cosa comienza en un bar cualquiera, una mañana cualquiera y en una ciudad cualquiera, que en este caso resulta ser Madrid. Varias personas que ni siquiera se conocen, varias de esas conversaciones soldadas en la rutina, incluso varias de las típicas discusiones de turno. Cuando uno de los clientes del bar decide salir a la calle, recibe un disparo en la cabeza. A partir de aquí, se desata el pánico y se dispara (redoble de tambores) la tensión entre todos los que permanecen en el bar. 


Y como cabe esperar, atrapados junto a ellos nos quedamos, como testigos. Posiblemente esta concepción, el convertir un bar cualquiera poco menos que en un microcosmos casi aislado del resto del mundo, sea uno de los mayores y casi únicos aciertos de Álex de la Iglesia en esta ocasión. De hecho, si hay algo que hace que la película merezca la pena son esos primeros cincuenta minutos, sin duda. Un tramo magistral en cuanto a manejo del ritmo, del humor y del suspense. Trepidante, prometedor. Con muchísima carga psicológica, en el que intuiremos no solo el perfil de nuestros personajes, sino también sus dudas, sus ambiciones y sus sombras, incluso parte de su pasado. La incertidumbre, el no saber qué ha ocurrido realmente, qué nos depara y hacia dónde nos llevará la historia, es como ese imán que nos mantiene atrapados, pegados a la butaca.


“El bar”, realmente, quizás solo tiene un problema, pero es que es un problemazo. Una vez que desaparece esa incertidumbre, una vez que tenemos las cartas sobre la mesa y ya sabemos por dónde irán los tiros, ocurre que la acción toma el mando. Se diluye poco a poco ese delicioso suspense psicológico, se reducen las conversaciones, las conjeturas… incluso esa sensación de claustrofobia y de aislamiento se va desvaneciendo escena tras escena. Nos queda la acción, nos quedan los toques de humor, pero sobre todo nos quedamos con una historia que ha pasado a ser simple, reciclada. Esencialmente, la misma historia de supervivencia de casi siempre, el mismo dilema ético y la misma balanza que, en circunstancias límite, sabemos que los humanos siempre inclinamos hacia el egoísmo. 


Hacía tiempo que no me encontraba con una película como “El bar”, y es que hacía tiempo que no veía una premisa tan tremendamente desaprovechada. No me ha disgustado el final, al menos ese regusto a crítica social que el filme sin duda pretende dejarnos. Pero llega mal, y llega tarde. Demasiado para un espectador que llevaba casi media hora desconectado de la historia.

8 comentarios:

  1. Yo la vi en el preestreno y me encantó :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las primeras críticas la tuya que ví, es cierto :)

      Un beso

      Eliminar
  2. Había visto el trailer y por lo que cuentas me da la sensación de que ya he visto todo lo bueno de la peli. Qué lástima de idea desperdiciada. Tal y como están las cosas mejor me guardo mis euros para otro film y este lo dejo para cuando si esté en dvd si acaso, que tampoco es seguro, pero alguna posibilidad hay.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como peli palomitera y para un domingo de sofá te sirve, si no te esperas una genialidad.

      Es una pena porque hacía tiempo que no veía esa primera parte tan buena y tan adictiva en esto del cine español.

      Besines!

      Eliminar
  3. Me llama bastante la atención así que espero que ese problema del que hablas no me pase factura.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás qué te parece a ti, Tabuyo, que al final nunca dos personas vemos la misma peli. Espero que te entusiasme un poco más que a mí.

      Besos!

      Eliminar
  4. Aunque poco a poco, voy metiéndome más en el cine español; todavía son pocas las propuestas que me resultan tentadoras. A este director suelo verlo a pesar de que me he llevado algún chasco (con otros, sin embargo, no me lo repienso tanto: Almodovar por ejemplo, que algunas pelis me gustan mucho, pero otras nada de nada, y a día de hoy casi que ni me lo planteo) y creo que le daré una oportunidad a la película, aunque teniendo en cuenta lo que comentas, sin prisas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos directores que no dejan a nadie indiferente, desde luego.

      Yo confieso que con Almodovar me di por vencido hace tiempo. Y con De la Iglesia me ocurre como a ti. Tiene cosas que me han gustado mucho, como "Balada triste de trompeta", y tiene otras que me parecen más convencionales como esta.

      Espero que la disfrutes ;)

      Besines!

      Eliminar