Páginas

lunes, 27 de febrero de 2017

El informe de Brodeck (Philippe Claudel)


“…Al principio, el pueblo acogió al Anderer como a una especie de personalidad. Por lo demás, en todo aquello había algo mágico. La gente de aquí no es de carácter abierto. Seguramente, en parte se debe a nuestro paisaje de valles y montañas, bosques y gargantas, y a nuestro clima de lluvias, nieblas, heladas, tormentas de nieve y grandes calores. Y la guerra, por supuesto, no arregló las cosas. Cerró las puertas y las almas todavía más y les echó un candado, poniendo lo que contenían a cubierto de la luz...” 

Claudel lo ha vuelto a hacer. Volvió a aparecer, después de tanto tiempo. Sin un motivo aparente, sin un interés particular. En uno de esos momentos en que tendemos a invocar a la casualidad por no hurgar en más porqués. Había tenido tan solo un acercamiento previo al francés, aunque cómo olvidarlo. Claudel, como empezaba diciendo, lo ha vuelto a hacer y me ha dejado exactamente el mismo poso, la misma mezcla de sensaciones, la misma impresión de que algo ha cambiado en el lector tras pasar la última página.




“El informe Brodeck” nos traslada, por resumirlo hasta el límite, a un aislado pueblo tras el fin de la II Guerra Mundial. Un pueblo pequeño, de esos en que todos los vecinos se conocen y los rumores prácticamente vuelan de pared en pared. No importa que apenas vislumbremos una ubicación exacta, porque los detalles, aquí, pronto comprendemos que son secundarios.

En este escenario cerrado, y precisamente en ese contexto, surge la figura de El Anderer, un recién llegado. Un hombre tan magnético como extraño pero que, sin duda, constituye un misterio desde las primeras páginas. Un personaje cuyo destino es fatal, lo sabemos prácticamente desde el comienzo de la narración. Solo nos falta un agente, un participante, y ese es Brodeck, que recibirá el atípico encargo de elaborar un informe sobre todo lo acaecido con el enigmático El Anderer.

Esa crónica, y bastante más, es lo que nos toparemos entre estas páginas. Brodeck, superviviente del holocausto y ahora prácticamente un burócrata, es designado para redactarla por sus conciudadanos al ser prácticamente la única persona letrada en todo el pueblo. Claudel nos sitúa en ese papel, como meros lectores de ese informe que resulta ser muchísimo más. Su estilo es directo, certero, sin renunciar a la metáfora y al ornamento a destellos, y sin llegar a trabar nunca la narración. Quizás lo más genial, y aunque parezca extraño, es que pese a eso y su corta extensión, no es una historia para disfrutar de un trago. Claudel casi fuerza al lector a la calma, a la pausa, y ante todo a la reflexión.

Hay temas que orbitan la novela desde el inicio: las miserias de la guerra o el crudísimo testimonio del horror del holocausto son, no por menos horribles, quizás algo más superficiales en esta ocasión. Si me ha transmitido una idea en este caso es clara: miedo a lo diferente, a lo que se sale de los esquemas. 

Claudel presenta la naturaleza humana con todos sus contrastes: hay sitio para el amor o para la esperanza dentro del propio horror, pero también muchas miserias. Si tuviese que definir en una palabra la novela, me quedo con ella: Humana. Humana para lo bueno, y humana para lo malo. Es imposible obviar su vuelta de tuerca, el hecho de que Claudel se haya permitido cambiar las tornas y situar, en parte, a las antiguas víctimas como nuevos verdugos en este microcosmos, en este pequeño pueblo aislado, en esta breve novela. No creo que hable de venganza, ni siquiera tengo claro que hable de estupidez. Creo que habla de sombras, sombras humanas, creíbles, y que huelen mucho más a realidad que a ficción.

22 comentarios:

  1. ¡Cuánto tiempo sin pasarme por el Desván! Se te echa de menos, Rober.
    A mí también me encandiló Claudel con "La nieta del señor Lihn", como a ti, pero no he vuelto a tener el placer de cruzarme con otra novela de este autor. Me llevo este informe Brodeck para cuando tenga tiempo. Un beso y espero leerte más a menudo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro beso para ti, Mónica, espero sacar un poco más de tiempo también para leeros a todos.

      Yo ya tengo "Almas grises" también en la mira, aunque me toca buscarle el momento.

      Besos!

      Eliminar
  2. Este creo que no es para mí, pero gracias por la reseña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti siempre por la visita, Tamara.

      Un besote.

      Eliminar
  3. Descubrí a Claudel hace unos años con 'Almas grises', que me dejó hecha polvo. Tanto, que me costó mucho atreverme a leerle de nuevo, pero hace poquito me tropecé en la biblioteca con 'La nieta del señor Linh'. Me gustó mucho y, además, descubrí un Claudel algo menos crudo, aunque, como tú dices, igual de certero en desentrañar la baturaleza humana.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos haciendo el camino casi al revés con Claudel, Dorothy ;) Yo empecé con "La nieta del señor Linh" y tengo también "Almas grises" en el horizonte, pero venía con esa misma idea que me cuentas de que es dura, así que prefiero irme ahora a por otra cosa y buscarle algún momento más adecuado. No todo puede ser crudeza.

      Besines!

      Eliminar
  4. Menuda reseña te has marcado. Claudel da para esto, la verdad. A mí lo que no me convence de esta novela es el tema, que ya lo veo venir aunque no abuse de horrores, es lo que es. Por lo demás es un autor de los que hay que probar al menos una vez, yo tengo en vista Aromas, y leí La nieta del señor Linh.
    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un tema delicado y que hemos visto plasmado mil veces y desde tantos prismas que es un riesgo, siempre. Yo creo que aquí lo he digerido bien porque queda bastante en segundo plano, muy eclipsado por toda la intención de Claudel. Es verdad que es de esos autores que siempre se quedan un poco contigo después de cerrar la última página.

      Besines, Norah!

      Eliminar
  5. ¡Hola! De Claudel me leí "La nieta del señor Lihn" y me pareció un libro fantástico y muy bien escrito. Por eso no me extraña que éste te haya gustado. Aprovecho para recomendarte dos películas dirigidas por él que me gustaron: "Silencio de amor" y "Hace mucho que te quiero"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me anoto las pelis, que confieso que desconocía aún la faceta como director de Claudel.

      Muchas gracias por la recomendación, Marian!

      Besos.

      Eliminar
  6. Qué curioso que justo hoy publiques esta reseña, después de tanto tiempo, el mismo día que me voy a la biblioteca y me vengo a casa con un libro de este autor. En mi caso ha sido "Almas grises", y como no le he leído antes, diremos que ha sido cuestión de intuición. Viendo lo mucho que te ha gustado esta, igual he acertado ¿verdad? Te contaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez uno cree menos en las casualidades, jajaja. Estaré atento entonces a ver cómo te deja el cuerpo "Almas grises". Será mi próximo Claudel pero voy con cierta cautela, que veo que ha dejado "tocados" a bastantes lectores y necesito encontrar el momento para ese tipo de lecturas.

      Por lo poco que le he leído, creo que acertar y Claudel son casi casi sinónimos ;)

      Un besote.

      Eliminar
  7. Me encantó, es uno de mis escritores favoritos =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que es de esos autores cuyas historias se te quedan dando vueltas en la cabeza por un tiempo, ese poso a reflexión final siempre me lo he encontrado con Claudel.

      Besos.

      Eliminar
  8. ¡Se te echaba de menos! No sé si estoy ahora en un momento para leer un libro así. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Claudel hay que buscarle su momento, es verdad. Pero también es de esos autores que hay que leer para comprobar la fibra que toca.

      Yo también os echaba de menos, pero solo un poco :P

      Besotes.

      Eliminar
  9. La verdad es que las historias que escribe Claudel dicen mucho sin necesidad de extenderse. Y ese poco tan concreto hace que vayamos parando a pensar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expresado perfectamente, no tiene una necesidad de gran extensión para calar.

      Abrazos!

      Eliminar
  10. Un autor que me viene llamando la atención desde hace tiempo. Gracias por la recomendación, también me hablaron muy bien de La nieta del señor Linh, así que nada, ya tengo un par de razones para estrenarme con él.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La nieta del señor Linh" fue mi primer Claudel y un poco la mecha. Una vez prendida la llama, tuve que seguir con él ;)

      Abrazos, Ray!

      Eliminar
  11. Has vuelto!!! Y oye, con Claudel, que a ver, a mi nome emociona porque soy rara hasta aburrir, pero has vuelto!!! Chupi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quien no es un poco raro es demasiado aburrido, así que brindemos por los raros!

      Creo que en plan Guadiana, pero intentaré volver con algo, por lo menos de vez en cuando.

      Besotes, S.! :)

      Eliminar