Páginas

jueves, 3 de julio de 2014

Funny games (1997)


Cuando hablamos de violencia en esto del cine, hay un puñado de nombres que se nos vienen a la cabeza automáticamente. El austriaco Michael Haneke es uno de esos referentes, uno de esos directores que siempre me han dado la impresión de saber gestionarla y aprovecharla. Y de esa mente de Haneke surge la película que hoy he querido subirme al Desván, que además es todo un clásico.




Si la semana pasada hablábamos de un filme que ha resistido relativamente bien el paso del tiempo, hoy traigo una con la que no me atrevo a decir exactamente lo mismo. Y no es un problema de la propia película en sí. Simplemente es una de esas tramas explotadas hasta la saciedad. La hemos visto reciclada en un montón de producciones posteriores, con más medios, y esta visión moderna siempre tiende a distorsionar un poco el retrovisor en el momento en que echamos la vista atrás algunas décadas.




Si alguna vez el vecino ha llamado a vuestra puerta para pediros sal, sabed que la cosa podría haber acabado muy mal. Que se lo digan aquí a Anne y a George, un matrimonio que se instala en su casa de verano junto con su hijo y su perro. Porque “Funny games” comienza más o menos así. Aparecen un par de vecinos, en apariencia la mar de amables. Necesitan algunos huevos y Anne, como buena vecina, les entrega algunos. Pero poco a poco la situación se va tornando más y más incómoda, y vemos cómo el nerviosismo va apoderándose de Anne. Cuando quiere darse cuenta, cuando quiere reaccionar, ya es demasiado tarde. Los jóvenes han venido para quedarse… y para jugar.  




Así que tenemos una de esas películas esencialmente crueles, que genera una tensión muy particular, favorecida seguramente por esa ambientación cerrada que Haneke plantea. Porque la mayoría de la película, al menos la parte que concentra casi todo el suspense, transcurre en ese mismo escenario, en el interior de la vivienda. Hay violencia pero el filme consigue lo que es realmente difícil, que es violentar al espectador testigo. Es imposible no zambullirnos en la historia, no quedarnos atrapados en esa tensión que nos teje Haneke. Quizá porque no vemos una situación ficticia, lejana, sino más bien algo totalmente posible.




Esa violencia de Haneke aquí no es explícita. Ni siquiera diría que es intensa. Está, ante todo, dosificada de forma muy sutil para mostrar tan solo lo necesario. Y para hacernos, por tanto, imaginarnos el resto. La violencia, en definitiva, no recae sólo en lo visual sino en más recursos. La violencia está en los alaridos que percibimos aunque la cámara nos haya trasladado a la habitación contigua. Y también está en las interpretaciones, que parecen adquirir consistencia en los momentos más dramáticos. Susanne Lothar y Ulrich Mühe, ese matrimonio protagonista. Y especialmente Arno Frisch, soberbio asumiendo el rol de Paul, líder de esa pareja de psicópatas durante toda la cinta.  




Película violenta pero muy inteligente la que nos deja aquí Haneke, que necesita poquísimo para mantenernos pegados a la pantalla. Y que nos lega, no hay que olvidarlo, una fórmula prácticamente calcada y exprimida en filmes posteriores. Eso, y la inolvidable escena del mando a distancia.


Moraleja: a los vecinos, ni las buenas noches. 

28 comentarios:

  1. Hola Rober :D

    Me encanta este tipo de cine y esta aún no la he visto. Creo que tras tu reseña lo haré pronto.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un clasicazo si te van este tipo de pelis, Tamara. Aunque no haya envejecido demasiado bien, sí que merece la pena asomarse.

      Un besín! :)

      Eliminar
  2. No la conocía pero es una de esas películas que tengo claro que no es para mí
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es dura, Tatty, de las muy para afines al género.

      Un besote!

      Eliminar
  3. He visto la versión americana, y la verdad es que no me gustó. Ni siquiera la terminé de ver. Es que no acabé de conectar con los personajes: la familia me parecían unas ovejas aborregadas sin sangre ninguna...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da esa impresión de impotencia, Atalanta, es cierto. Yo he visto la versión anterior pero, por las escenas que he visto, creo que son prácticamente calcadas, es un remake muy férreo que no se desmarca demasiado.

      Un beso!

      Eliminar
  4. Me sonaba el título, pero ni idea de lo que iba... A pesar de que me dices que es igual a tantas y tantas otras, me ha picado la curiosidad... 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La premisa y el desarrollo es muy parecido a otras que han venido después, sí. Aunque tiene ese toque casi cruel de Haneke tan característico que es más difícil de replicar :P

      Un beso!

      Eliminar
  5. Rober me has generado una tremenda duda ahora mismo. ¿He visto esta película? La cosa es que por el título creo que sí e incluso por el argumento pero las imágenes no las recuerdo. Según dices hay otras versiones posteriores.. Voy a mirar porque si no la he visto ya voy corriendo a por ella, aunque haya visto otra similar. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está esta versión del 97 y después la americana de 2007, Marisa, con Naomi Watts y Tim Roth. Por lo que he visto de esta última, creo que es un remake calcado a la original.

      Después hay muchas películas que han bebido de esta premisa y de este tipo de violencia y de planteamiento, aunque varíen las tramas. La escena del mando a distancia y el rebobinado es de las inolvidables, a ver si así te saco de dudas :P

      Un besote!

      Eliminar
  6. sabes que no la he visto... y le tengo unas ganas!!! buffff la voy a buscar pero YA!
    ABRAZO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfrútala, Ismael. Aunque ya hayan pasado años, la tensión que consigue es bastante especial. A ver qué te parece ;)

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. No es de las tuyas, no :P

      Un besote, Meg!

      Eliminar
  8. Yo vi el remake que hicieron años después. Me gustó pero me generó una sensación bastante mala en el cuerpo. Es dura y da escalofríos ver la crueldad y la sangre fría de los "invitados"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es precisamente el "encanto", por llamarlo de alguna manera, de la peli. Esa sensación, esa tensión y ese mal cuerpo que genera. Creo que pierde un poco con la perspectiva del tiempo, pero aún así se mantiene bastante bien. Y la de pelis que hemos visto después que imitan en mucho a esta Funny Games...

      Un saludo! ;)

      Eliminar
  9. uhm..... no sé yo... pero todo es posible. Ya sabes que nunca descarto sugerencias :D
    abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca debe hacerse, que nunca se sabe de donde puede venir alguna sorpresa agradable :P

      Si al final te topas con ella, ya me contarás qué tal ;)

      Abrazotes!

      Eliminar
  10. Peliculón y pico. Me encantó cuando la vi y no descartaría volver a verla. Un besote!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo :D Yo la he vuelto a ver ahora y creo que ha envejecido un pelín mal, pero aún así es muy recomendable. Anda que no han exprimido muchas pelis posteriores esta de Haneke ni ná! jajaja

      Besotes!

      Eliminar
  11. Pues lo mío con esta peli es complicado, porque la odio pero la he visto muchas veces porque me parece muy buena. Eso sí, la primera vez me provocó pesadillas durante mucho tiempo ese plano secuencia fijo que acaba con... no digo nada. Qué horror.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cruda como pocas, es cierto. Un buen ejemplo de que puede conseguirse algo violento sin recurrir a lo explícito. Haneke, en este tipo de género, se maneja a la perfección. Te entiendo perfectamente con lo de las pesadillas :D

      Besines!

      Eliminar
  12. He asomado solo poniendo un ojo, todavía recuerdo a unas amigas que la vieron y lo pasaron regular. Sí, le tengo respetillo a estos juegos (anoto lo del vecino).
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quédate con lo del vecino, jajaja. Lo de los juegos, si al final decides jugar, con guardaespaldas por lo menos ;P

      Besines! :)

      Eliminar
  13. Me ENCANTA este director, aunque hace un tipo de cine que no recomiendo a cualquiera, suelen ser temas bastante incómodos. El tío es un crack.
    Con esta lo pasé fatal, está recreado tan bien que pone los pelos de punta... además, no me parece tan difícil de que algo así se llevara a cabo, viendo cómo está el mundo.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Creo que el verdadero acierto de la película es saber aproximarnos a esa situación, y saber retratárnosla como algo posible, Haneke lo hace fenómeno en ese sentido. A mí también me gusta, aunque sí que es cierto que sus pelis no son aptas para todo el mundo.

      Besotes, Shorby!

      Eliminar
  14. Jajaja, no sé si quedarme con esa moraleja. Que todos tenemos vecinos, pero también lo somos, xD. Yo la vi hace bastante, así que no me acuerdo de mucho, pero si de las sensaciones. Se que me gustó bastante, y sobre todo, como dices, eso de que la violencia se siente más que se ve. No soy muy crítica con este tipo de películas, que son prácticamente calcadas, porque me encantan -siempre y cuando estén bien hechas, claro-. También vi la versión americana -creo que americana, que son los que suelen hacer versiones para todo-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que es americana y prácticamente calcada a esta original, por las escenas sueltas que he visto.

      Me ocurre como a ti y es un perfil de peli que, aunque manido, siempre suele funcionar conmigo, la verdad. Confieso que además simpatizo más con esa concepción de la violencia más allá de lo puramente explícito, que parece que es lo que prima en estos días. Esta peli es el ejemplo perfecto de que se puede violentar, incomodar, y angustiar sin mostrarlo todo.

      Un besín, Bea. Y ojito con los vecinos :P

      Eliminar