Páginas

sábado, 2 de marzo de 2013

"Mendel el de los libros" (Stefan Zweig)


Más que una historia, hoy lo que recala en este Desván es un personaje. Porque Mendel el de los libros tiene su historia, por supuesto, pero esa casi la conocemos sólo con echar un vistazo a la sinopsis de este relato, que apenas pasa de las 60 páginas.




Sabemos, antes de buscar la primera página, que Jakob Mendel es un librero de viejo. Uno de esos hombres insólitos, que pasa su vida leyendo en la penumbra de un café de Viena. Siempre en el mismo lugar, ocupando la misma mesa. Y conocemos su destino, al menos parte de él. Sabemos que, en 1915, en plena I Guerra Mundial, Mendel será injustamente acusado de conspirar con el enemigo, y enviado a un campo de concentración.


Sabemos todo esto y, sin embargo, hay que dejarse guiar por el austríaco Stefan Zweig. Hay que situarse junto a un narrador del que ni siquiera conocemos su nombre, porque es lo que menos importa. Hay que avanzar a su lado, observar a su lado. Adentrarse en el Café Gluck, fijarse en la brillante caja registradora. Intentar dilucidar qué se esconde tras la expresión del camarero de turno. Atisbar al fondo, entre el humo, entre una penumbra sólo rota por la tenue luz de las lámparas de gas. Adentrarse en la sala de juegos. Fijarse justo en las dos mesas de billar que se nos describen, y después en otra, casi olvidada. Hay que acompañar a Zweig en este viaje a un recuerdo para conocer a Jakob Mendel.


Y cuando lo hacemos, es imposible no encariñarse con este hombre enciclopédico que forma parte del Gluck. Que no parece tener amigos, ni familia. Que apenas alza la vista de las páginas, porque su vida está en esos libracos. A Mendel, que es el paradigma de la evasión y casi vive saltando de página a página, no le importa lo que pueda ocurrir a su alrededor. Sólo parece regresar a este mundo cuando alguien le pide consejo sobre algún libro, o cuando se ocupa de la correspondencia de alguno de sus clientes bibliófilos. Son precisamente esas cartas, con imprudente destino a Londres, a París, las que despiertan la sombra de la sospecha en torno a nuestro librero.  Un Jakob Mendel tan abstraído como incapaz de sospechar lo que se le viene encima.




Del mismo modo que es sencillísimo encariñarse con Mendel, no podemos evitar sobrecogernos ante su miseria. Una decadencia que, por anunciada y esperable, no es menor, ni menos efectiva, ni menos condenable. Cuando comenzamos a leer, ya intuimos su final, porque siempre ha habido personas como Mendel, privadas injustamente de sus propias vidas. Cuando pasamos la última página, nos damos cuenta de que recordaremos a Mendel. No importa que nunca hayamos estado en Viena. Sin darnos cuenta, le hemos acomodado en algún lugar privilegiado de nuestra memoria lectora.


42 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Un placer habértelo descubierto, Espe.

      Un beso.

      Eliminar
  2. Es un libro precioso; un pequeño cuento apto para cualquier época del año. A mí me gustó mucho este acercamiento a Zweig, y tras la experiencia he seguido el mismo camino con Herman Melville y su escribiente y, más recientemente, con Cărtărescu y su ruletista. Eso sí, tengo pendiente leerme una novela del mismo autor. Gran reseña, Rober. ¡Qué tengas un feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Offuscatio. Opino como tú, un cuento para cualquier momento, y de esos que son para cualquier lector. Ya te contaré qué tal me va con Cărtărescu, que ya lo tengo en mi mira lectora :)

      ¡Feliz fin de semana también para tí!

      Eliminar
  3. Leí "Carta de una desconocida" y me pareció una obra fantástica.
    Así que creo que seguiré con esta que nos traes hoy, porque la verdad es que me quedé con ganas de más.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me apunto la que tu me citas, Alejandro, porque quiero leer más cosas de Zweig.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. :-) :-) :-) :-) :-)

    Quería, porque quería leer ya la reseña. ¡Oh! No me ha decepcionado ¡me ha chiflado! jajajaja Magnífica, no esperaba menos de ti. Cuando pase por el ordenador hago las labores de representante :-) bendita memoria lectora, Mendel ocupa un lugar privilegiado, me alegro de que te hayas animado.
    Envenenado ya, habrá que seguir con Zweig ¿no? Ya sabes cual es mi siguiente, dejaré mi rastro de piedrecitas para que sepas como son sus noches, que así de primeras podrían ser las nuestras al teclado.
    Tonelada de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida representante :P

      Claro que seguiré con Zweig. A ver qué tal ese capricho tuyo, que podría ser el siguiente. Además, ya sabes que la noche es mía. Si no ya te pediré consejo y recomendación Zweigista :)

      ¡Besazos miles!

      Eliminar
  5. Mendel es uno de los personajes que tuve el gusto de conocer el año pasado y que estoy segura de que me acompañarán el resto de mi vida. Es increíble cómo Zweig condensa en tan pocas páginas una historia tan profunda y bien estructurada como ésta. Una pequeña joya absolutamente recomendable. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porl o que veo, para casi todos los que nos hemos encontrado con Mendel, es un persaonje que perdurará en nuestra memoria. En mi caso es el primer Zweig y, la verdad, no podía haberme dejado mejor sabor de boca.

      Un besín, Tizire!

      Eliminar
  6. No he leído nada aún de este autor aunque este libro lo tengo anotado desde la reseña que hizo Marilú, a ver cuando le llega el turno
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que se comenta, parece que como primer acercamiento Mendel suele resultar bastante acertado. Disfrútalo cuando le llegue el momento, Tatty.

      Besitos.

      Eliminar
  7. No he leído nada de Mendel pero no descarto hacerlo en un futuro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zweig estaba también engrosando mi lista de pendientes hasta esta lectura, Inés. Ahora, creo que quiero leer alguna más de sus obras.

      Besines.

      Eliminar
  8. Vaya, sí que te ha emocionado la historia. Me encanta todo lo que escriba Zweig, así que el de hoy está en mi lista.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que animarme con alguno más de Zweig, Deigar, porque me ha enamorado con esta historia, y con este personaje.

      Ya me comentarás qué tal.

      Un saludo!!

      Eliminar
  9. Hola Rober, es muy interesante tu reseña, me ha producido bastante curiosidad, no es el tipo de literatura que me gusta por temática y demás, pero como has comentado que es un relato corto le daré una oportunidad!! Saludos y besos!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco está entre esas lecturas a las que estoy más acostumbrado, Marina, pero me animó mucho como a tí el hecho de que fuese casi un relato, que es un formato que me gusta mucho. Eso, y la curiosidad por descubrir a un autor hasta entonces nuevo para mí, como Zweig.

      Y ya ves, todo un cierto. ¡Besines!

      Eliminar
  10. He visto muchas reseñas sobre obras de este autor y tanto me ha picado la curiosidad que ya tengo localizado dos libros en la biblioteca (me parece que éste es uno de ellos). Cada vez que voy miro a ver si siguen allí. De momento no me los puedo traer a casa porque tengo un montón pendientes y sería un suicidio lectoril pero eso sí, no les quito el ojo. Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quiero leerme algo más de Zweig antes de precipitarme y así formarme una opinión más sólida. Pero la primera impresión, gracias a esta historia, ha sido `poco menos que inmejorable, Marisa.

      Cuéntanos si al final le consigues hacer hueco :)

      Un besín.

      Eliminar
  11. Ay qué ganas tengo a este libro!! Con cada reseña que leo, más lo quiero!jaja A ver si me decido de una vez y me estreno con Zweig.
    1beso Rober:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También fue mi estreno con Zweig, Elena, y me ha despertado curiosidad y ganas por descubrir más historias de la mano de este hombre. No tiene desperdicio y, además, se lee en un suspiro.

      Un besazo!!

      Eliminar
  12. Pues yo no lo he leído y eso que Marilú me ha ido creando ganas pero no me he puesto, empecé regular con el autor leyendo "Novela de ajedrez" que está muy bien pero no tanto como estos o esa es la impresión que me llega.Tengo muchas ganas de seguir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en mi caso el comienzo con este ha sido inmejorable, Yossi. Ahora el dilema lo tengo en por donde seguir moviéndome con Zweig, y cuando encontraré tiempo para hacerlo. De "novela de ajedrez" he visto un par de reseñas no demasiado entusiastas, así que de momento me quedo con mi Mendel :)

      Un abrazo, Yossi

      Eliminar
  13. Me lo apunto. Tiene muy buena pinta. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por el descubrimiento, Ana. A ver si te gusta tanto como a mí :)

      Un besín

      Eliminar
  14. Lo tengo anotado y muchas ganas de ponerme con él. Será cuestión de encontrar el momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que lo disfrutes tanto como yo, albanta, pasa a formar parte de esos que no me cansaré de recomendar.

      Un besote!

      Eliminar
  15. Es uno de los libros de Zweig que me quedan por leer. Lo has contado tan bonito... Que seguro que no tardo en leerlo.

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y seguro que lo disfrutas, Dorothy. A mí me ha parecido una delicia, aunque ya sabes mi debilidad por los relatos, aunque sean más bien largos, como éste.

      Besines.

      Eliminar
  16. Pues fíjate que lo tengo en casa (ahora mismo no sé donde pero sé que lo tengo)y no me ha dado nunca por leerlo, creí que sería pesado, pero con tu reseña me estoy animando. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Zweig siempre me echaba un poco para atrás porque lo tenía un poco como tú, como un autor algo pesado, Pilar. Pero nada más lejos. Es de esas historias para leer con calma pero no por pesada, sino casi para disfrutar en los detalles.

      Un beso!

      Eliminar
  17. Lo tengo en casa....algún día lo leeré...pero es que me impone este hombre jeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasaba un poco como a tí, Lesincele, y me ha pasado lo típico. Ahora me arrepiento de no haberme animado antes con este hombre, aunque también tengo que leer algo más suyo para formarme una opinión mejor, todo sea dicho :)

      Un besín.

      Eliminar
  18. Como ya te comenté, de lo mejorcito de este autor de los que llevo leídos. A Mendel me lo llevo en el corazón, suena cursi pero es que es así...
    Besos y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena cursi pero sí, es así, Carmen. Todo bueno lector tiene que guardar a Mendel en la memoria, es imposible no hacerlo.

      Besotes, y feliz comienzo de semana! :)

      Eliminar
  19. Este autor fue mi descubrimiento del año pasado. Éste es el siguiente que leeré, porque además trta un tema sobre el que me gusta leer. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me decidí por este para empezar con Zweig, Meg, y como ves ha sido tood un acierto. Tengo que seguir con Zweig, cuando el tiempo y los pendientes me lo permitan :)

      Un besín!

      Eliminar
  20. Cómo me gusta este libro!!
    Lo he leído varias veces, se ventila en una tarde =)
    Es un personaje que me encanta, me inspira taaaanta ternura!!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es casi imposible no empatizar con Mendel, Shorby. Es todo un acierto por parte de Zweig.

      Y sí, yo también lo devoré en un tarde, con una coca cola, y con calma, como debe disfrutarse esta historia :)

      Besines!

      Eliminar
  21. Lei Carta de una desconocida y no me gustó mucho, no empaticé con los personajes ni la historia, no me lo creí. Aunque sé que tengo que darle una segunda oportunidad y seguramente será con este libro.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo que ponerme con algún otro de Zweig. Había pensado también entre otros en "Carta de una desconocida", que me parecía bastante distinto a éste, por ver otros palos. No sé si del todo creíble, pero yo con Mendel empaticé irremediablemente.

      Un abrazo, Ismael!

      Eliminar