Páginas

miércoles, 7 de noviembre de 2012

"Cortadle la cabeza y otros relatos de terror" (Luis Bermer)


Lo he comentado algunas veces cuando aparece alguna reseña en vuestros blogs, pero hoy lo traslado al mío propio. Soy fan absoluto de las compilaciones de relatos. Es un formato literario que me encanta. No satura, es más flexible de cara a posibles interrupciones (por aquello de que nunca me ha gustado dejar un capítulo a medias) y puede deparar sorpresas. Algunas agradables. En una de esas excursiones que procuro hacer todas las madrugadas por la blogosfera, me encontré con una reseña de Aran, que me recordó una de esas sorpresas. Hoy quiero compartirla con vosotros.


Leí el primer relato de Luis Bermer en un foro al que era asiduo. Fue mucho antes de que “Cortadle la cabeza y otros relatos de terror” tomase forma física, pero su estilo consiguió encandilarme desde el primer párrafo. Su estilo, su concepción del terror y un toque de originalidad siempre crucial en esto del relato.





Este libro compila veintisiete relatos en poco más de 140 páginas. Veintisiete horrores o, al menos, veintisiete maneras de entender o interpretar el terror. Hay historias más explícitas, como “Responsabilidad personal”, “De piedra es el hombre” o el “Cortadle la cabeza” que da nombre a la antología.


Pero también encontramos relatos distintos, que apuestan por un terror más psicológico y más cotidiano. Bermer construye personajes casi siempre atormentados, nos aproxima a sus soledades y nos acerca a sus pensamientos a través de los relatos. La muerte y la soledad son terrores muy extendidos, y quizás por ello se convierten en los temas más recurrentes. Siguen esta tendencia el genial “Vania” y otros como “Sólo estar solo”.


Hay más historias, y en muchas destaca un aspecto que, sabéis, siempre valoro muchísimo en una lectura: la ambientación. Historias como “El Sr. del Mal” y sobre todo “Pesadilla en un campo de cabezas” nos trasladan a lugares abyectos y caliginosos, en una atmósfera oscura y recargada que sólo podemos asociar con lo onírico. Son historias un tanto lovecraftianas cuyo fin máximo parece ser convertirnos en personajes, trasladarnos a estos escenarios, hacernos caminar por los senderos de esos mundos casi imposibles.


No faltan los niños, ese elemento tan especial y que tanto nos trastoca cuando surge en una historia de terror. En este caso, tanto “Un saco de ilusiones” como “Seis de enero” parten de una premisa similar: Niños por protagonistas, acontecimientos sin duda felices y esperados (La noche de Reyes y la llegada de Papá Noel) y el terror, que germina en cualquier campo de cultivo.


Hay mucho más: hay apariciones monstruosas y salas de espera con aires de metáfora. Hay conciencias atípicas y fatídicos duelos que nos hacen viajar hasta el lejano Oeste. Hay sangre y vísceras, pero también oscuridad, soledad y muchísimo espacio para la muerte y lo existencial. Y aún queda lugar para cierta pala que escarba sin cesar hasta hacernos reflexionar sobre la sociedad en la que vivimos.


Una recopilación a tener en cuenta si os va esto del terror en una vertiente algo más atípica. Veintisiete relatos que se leen en un suspiro. O, si compartís más mi concepción del relato, veintisiete suspiros que se prestan perfectamente a ser intercalados entre lecturas. 

20 comentarios:

  1. Me alegra saber que facilité tu reencuentro con las sorpresas;)
    Fijate que a mi me sucede igual con los relatos. Son perfectos para evadirte en periodos cortos, y como dices, que no te alteren demasiado las interrupciones.
    Con los de los niños consiguió que olvidase que estaba leyendo terror, al menos al principio.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía el libraco ya casi perdido en la estantería y sí, tu reseña me despertó su relectura.

      Como dices, los niños siempre son figuras particulares en esto del terror. Es muy fácil generar contrastes con ellos y tienen esa fuerza empática de que todos hemos sido críos alguna vez.

      Compartimos afición por esto de los relatos :) ¡Besotes, Aran!

      Eliminar
  2. Todavía tengo que aprender a escribir mis opiniones sobre libros de relatos. Será mi reto para el año 2013. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, sí es cierto que es bastante distinto a reseñar una novela.

      El secreto para un memoria de pez como yo es anotar todo lo que se te vaya ocurriendo, y después construir el puzzle. Pero soy el primero que aprende cada día un poco a reseñar leyendo por la blogosfera, o sea que tampoco me hagas demasiado caso ;)

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Pues este me lo apunto, que últimamente le estoy cogiendo el gusto a las antologías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Club de Fans de las antologías ya!!

      ¡Un besín!

      Eliminar
  4. me ocurre lo contrario que a ti, no me animo nada a leer libros de relatos, me cuesta un montón cogerlos de la estantería a pesar de que luego me gustan. En este caso creo que no me animaré
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También depende mucho de momentos, Tatty. Si estoy en una lectura que me fascina especialmente, a veces me cuesta interrumpirla e intercalar relatos por medio. Es como si prefiriese que me atrape por completo y me dejase llevar. Pero también a veces me cuesta más arrancarme con una novela más densa, y me quedo entre relatos. O los uso entre medias, que es lo más habitual. Como digo, cuestión de momentos :)

      Besines

      Eliminar
  5. Buenos dos se han unido (Aran y tu) para traer zombis, vampiros y terrores nocturnos a mi morada, ajajaja.
    No sabía de tu debilidad por los relatos o por los suspiros que se prestan perfectamente a ser intercalados entre lecturas (esto último me ha encantado).
    Y el libro, pues mira, no te diré que no, a dosis no está nada mal para mi temerosas experiencias lectoras.

    Besos tertuliano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los que vivimos un poco entre sombras siempre nos confabulamos para hacer nuevos adeptos, Marilú, como debe ser jajaja.

      Sí que adoro los relatos, mejor entre lecturas. Creo que es cuando más los disfruto, supongo que por aquello de desconectar. En este caso además era relectura, que siempre conseguimos ver cosas que en una primera lectura se nos pasaron.

      Besines, hoy soleados! :)

      Eliminar
  6. Me ha llamado la atención, además así vario un poco la temática habitual de mis lecturas.

    Bicos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te animas ya me cuentas, MAV. Se leen en un suspiro además :)

      Biquiños.

      Eliminar
  7. Muchas gracias por tu reseña, Rober. Me ha sorprendido y gustado por igual :)
    Y mira que no resulta nada fácil reseñar un libro de relatos, pero creo que tú has conseguido destacar e informar acertadamente de lo que les espera a los que se "atrevan" a abrirlo.

    Todo un detallazo que no olvidaré ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, hombre. Para alguien que creía no saber reseñar relatos, comentarios así son un regalazo.

      Me alegra que te haya gustado, un placer tener al propio autor por el desván :)

      Abrazotes.

      Eliminar
  8. Yo siempre ando reticente con los relatos...me cuesta mucho animarme y eso que este año he hecho muchas excepciones...pero no me lo apunto, que tengo varios apuntados y otros tantos relatos (sobre todo de zombies) esperando en casa.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay gente a la que le cuesta animarse con ellos, Lesincele. Yo creo que es un poco dar los primeros pasos y pillarles el gusto. Puede llegar a disfrutarse tanto o más que con las novelas en ocasiones.

      Puedes toparte con cosas magníficas entre zombies, por cierto :)

      Besos.

      Eliminar
  9. Te voy a confesar algo: me gusta mucho cómo escribes las reseñas. Se nota que sabes de lo que hablas, que te has informado, y lo expresas genial. A mí también me gustan mucho los relatos; creo que los escritores que se centran en ellos deben de reunir las cualidades necesarias para condensar en pocas palabras miles de sensaciones, por eso los hace tan especiales.
    Muchas gracias por la reseña, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la parte que me toca, Mar, de verdad. Lo expreso, creo, de la única manera que sé o sea que es un placer que te guste.

      Compartimos opinión. No todo el mundo es capaz de fascinar con los relatos, y no todos los autores tienen el minimalismo y la capacidad de concretar y a la vez transmitir tan necesarios en este formato.

      Un besazo, Mar :)

      Eliminar
  10. Tiene buena pinta. Y me gustan los libros de relatos... así que me lo apuntaré para buscarlo
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Autoeditado y por bubook el físico, por cierto, que olvidé mencionarlo en la reseña ;)

      Besines!

      Eliminar