Páginas

lunes, 2 de julio de 2012

El secreto de la pirámide (1985)


Arrancamos esta primera semana de julio con una de esas películas para toda la familia, y que además guarda bastante relación con la literatura. "El secreto de la pirámide" tiene ya más de dos décadas, pero es de esos filmes que, si le intentásemos buscar una fecha de caducidad, nos encontraríamos con un borrón tras el que no se puede dilucidar número alguno. Tenía en esta perdida cabeza la errónea convicción de que era Spielberg quien la había dirigido allá por el 85. Vale, ya sé que no es tan complicado y que Spielberg parece estar omnipresente en esto del Cine en las últimas décadas. Pero en cualquier caso, fue Barry Levinson, no él, quien asumió la dirección. Eso sí, el de Cincinnati sí que estuvo en la producción. 





No puedo resistirme a hablar del título en castellano, una de esas grandes traducciones que me hacen preguntarme si no existirá una especie de comité especial de orcos detrás de estas cosas. El título original, “Young Sherlock Holmes” (“El pequeño Sherlock Holmes”) sintetiza y presenta muchísimo mejor la historia que nos vamos a encontrar.

El argumento es muy simple: nos encontramos a un jovencísimo Watson que conoce a un jovencísimo Sherlock Holmes. Ambos junto con Elizabeth, la muchacha de la que Holmes está enamorado, se verán pronto inmersos en la investigación de unos truculentos asesinatos que comienzan a producirse entre la niebla de las calles de Londres.




No estamos ante una adaptación en lo que a la trama se refiere: la historia es completamente ficticia, pues Conan Doyle retrató el primer encuentro entre estos dos investigadores ya en su edad adulta. El filme de Levinson es más bien un guiño hacia la obra de este gran precursor de la novela detectivesca. Desde el principio, apreciamos en el pequeño Holmes esas inconfundibles facultades deductivas innatas de las que el Holmes literario siempre hace gala. Su compañero, Watson, es retratado como un niño inocente e inseguro, cuya meta en la vida es llegar a ser médico. Fascinado por su compañero Holmes, es un personaje que progresa a medida que la acción se desarrolla, ganando poco a poco en seguridad y contagiándose de parte de la perspicacia de Sherlock. Para el lector que haya disfrutado con las obras de Conan Doyle, las similitudes se harán pronto patentes. 




El valor añadido, por llamarlo de algún modo, que nos propone esta historia es esa atmósfera más bien infantiloide, casi mágica a veces, que parece envolverlo todo desde la primera escena. Incluso el acompañamiento musical tiene algo de fantástico y mágico.

Llena de misterio y acción, no falla en su intento de mantenernos pegados a la pantalla. Esto, unido a unos personajes totalmente perfilados, malos muy malos y buenos buenísimos, hará las delicias incluso de los más jóvenes. No voy a engañaros, parece evidente que esta película no es, ni mucho menos, de las imprescindibles. Pero es divertida, muy entretenida y para todo el mundo. De esas películas que yo llamo para compartir. 




Y si, de paso, estos personajes tan peculiares consiguen hacer florecer la curiosidad por la obra de Conan Doyle, para qué pedir más. Y es que de vez en cuando todos disfrutamos con una de esas películas más bien sencillas, familiares y palomiteras. ¿O no?


16 comentarios:

  1. Al principio cuando vi el título de la película no caía en cual era, pero después leyendo un poquito y viendo las imágenes me dí cuenta perfectamente.
    Esta película la ví hace unos años, y aunque no me acuerdo muy bien de los detalles, sí recuerdo que me dejó un buen sabor de boca.

    Bicos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es de esas que no nos marcan ni nos dejan mucha huella pero nos hacen pasar un buen rato, MAV

      Bicos también para tí!

      Eliminar
  2. Pues yo creo que no la he visto, o fue hace tantos años que ya ni me acuerdo
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también la había visto hace años, Tatty, pero me la encontré este fin de semana de nuevo haciendo zapping. Y no recordaba muchos detalles, sólo que también me había gustado en su día.

      Besos

      Eliminar
  3. No he visto esta película, aunque nunca he sido muy seguidora de Sherlock, pero me ha entrado curiosidad por la película. Sí, a veces apetece ver una película más bien sencilla para pasar el rato, sin tantos efectos especiales o tramas ultra complicadas de seguir.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la idea, Jane. Además ahora con el verano no apetece pensar mucho ni darle mil vueltas a la cabeza.

      Besines

      Eliminar
  4. Pues no la conocía, pero me la apunto que tiene buena pinta:)
    1beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás si al final te animas :P

      Besines

      Eliminar
  5. Yo no la he visto, pero que sea palomitera es un aliciente!! Besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palomitas indispensables, Marilú :)

      Un besín

      Eliminar
  6. La vi hace ya mucho tiempo y debería volver a verla porque recuerdo que estaba muy entretenida. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace rapidísima, sí. Para alguno de estos domingos de verano, la cuenta :) ¡Besos!

      Eliminar
  7. Vi la película hace tiempo y la verdad es que llevas razón al asegurar que es para toda la familia. Y bueno... lo de las traducciones de los libros, cuánta razón tienes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de algunas traducciones es una esfera del universo que algún dìa espero poder comprender, Kayena. Besos y gracias :)

      Eliminar
  8. De conan Doyle solo he leído una....y no me hizo demasiada gracia...pero porque tengo algo de manía al personaje de Holmes xD.
    Pero viendo además de tu crítica, los comentarios de los demás...vaya que es unánime. La voy a ver si la encuentro.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, el Holmes de esta peli te caerá quizás mejor que el Holmes literario. Es un poco torpe y "empanao", pero más majo que las pesetas ;)

    Besos

    ResponderEliminar