Páginas

sábado, 19 de mayo de 2012

Black Mirror (2011)


Vengo hoy con una de las series más genuinas con las que me he encontrado últimamente. Me atrajo el hecho de que fuese promocionada como una crítica hacia la sociedad tecnológica en la que vivimos, así que me decidí, no sin ciertas reservas, a darle una oportunidad.

“Black Mirror” es una miniserie británica creada por Charlie Brooker. Se balancea entre el drama y la ciencia ficción y consta de tres episodios completamente independientes. Todos ellos muy distintos, aunque con un mensaje común.




Como aperitivo, tenemos a Michael Callow, Primer Ministro, que una buena mañana se despierta ante la noticia de que  la Princesa Susannah ha sido secuestrada. Para liberarla, sus captores no exigen suma alguna, sino que Michael tenga sexo con un cerdo, en directo y para toda la televisión británica. El tratamiento que se le da hoy en día a la información, combinado con el impacto y el poder de las nuevas tecnologías da lugar a esta trama que en algunos puntos roza el absurdo, aunque sin desligarse en ningún momento de una atmósfera de realidad y cotidianidad.




También nos toparemos con Bing y Abi, dos jóvenes que habitan en un universo prácticamente virtual en el que tienen que pedalear en unas máquinas para procurarse su sustento. Entre ambos no tarda en surgir un afecto especial y Abi, con una voz prodigiosa y la ayuda de Bing, decide presentarse a “Hot Shots”, un certamen al más puro estilo “Factor X”. Nada resultará, sin embargo, ser como parece. Una historia que invita a la reflexión precisamente en un ámbito en el que pocas veces lo hacemos: nuestro tiempo libre, el que dedicamos simplemente a entretenernos. Y, de paso, un reflejo de esa dependencia ante lo virtual que cada vez se antoja más próxima. 




Para finalizar, nos adentraremos en la vida de Liam y Fifon, una pareja que vive en un mundo en el que cada uno puede borrar, pero también rebobinar y prácticamente vivir de nuevo cada uno de sus recuerdos cuando lo desee, gracias a un pequeño dispositivo (“grain”, desconozco la traducción que le han dado en castellano) implantado tras sus oídos. Liam, abogado de éxito, comienza a sospechar que Fifon le es infiel, y a rebuscar entre su archivo de recuerdos evidencias que lo prueben. Veremos que ese invento, el “grain”, que parece no encerrar inconvenientes, ha ido mermando la vida de la pareja hasta en la esfera más íntima. Hace a quienes lo tienen anclarse en sus pasados, revivirlos, renegando del presente. Una trama que explora valores como la confianza, la fidelidad y la sinceridad y los contrapone a la tecnología. Como un susurro que nos advierte que hay elementos, esos que nos hacen sentirnos humanos, que no deberíamos alterar.


Una serie distinta, sin fantásticos giros argumentales o personajes magnéticos. Aquí la miga está en el trasfondo, en lo que cada capítulo nos sugiere más allá de la trama. Con pinceladas de aquí y de allá, Brooker ha logrado un inteligente retrato de lo que para él es, o puede llegar a ser, esta sociedad. Y la pregunta que flota, velada y muda tras “Black Mirror”, es si realmente esto es lo que queremos.

8 comentarios:

  1. Ana de la bitácora del miedo.19 de mayo de 2012, 22:18

    Desde luego una serie nada convencional que parece romper todos los esquemas de una sociedad que parece querer imponernos el ideal de tecnología=mejor calidad de vida. Intentaré verla.
    Un abrazo Rober!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te defraudará Ana, el mensaje parece ser justo el que dices :)

      ¡Besazos!

      Eliminar
  2. ¿Te gustó?
    Yo la he visto hace poco y se me quedó un poquito corta. Me dió la sensación de haberse quedado por el camino... no por falta de acción que no se trata de eso, sino de profundizar. Especialmente en el último capítulo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, podría haber ahondado más en muchas cosas. Pero no sé, me dejó esa sensación de haber incidido lo justo para tocar la fibra y dejar el resto para la reflexión del espectador.

      El último quizás sea el más flojo de los tres y, por ser el último, deja un poco sabor agridulce. Pero en general me gusta, por el planteamiento, sobre todo. Debería haber más series de este estilo.

      ¡Besines! :)

      Eliminar
  3. Uf, no sé... necesitaría investigarla un poco más para ver si me decido, asi de entrada...

    Un placer pasar por aquí.
    Besos
    Lupa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte por aquí, Lupa.

      ¡Besotes!

      Eliminar
  4. No se si acabaría gustando, pero aun asi gracias por dármela a conocer.

    PD: Me gustaría invitarte a mi blog http://letraslibrosymas.blogspot.com/ yo ya te sigo =)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por allí nos vemos, Espe =)

      ¡Besines!

      Eliminar